Text: Las semejantes vidas de Max y Pi | LUCILA VILELA

Text: Las semejantes vidas de Max y Pi | LUCILA VILELA

português

max-e-os-felinosCon la película Life of Pi (La vida de Pi), estrenada en 2012, Ang Lee ganó el Oscar de mejor director. La película se llevó también la estatuilla de mejor Banda Sonora Original, Efectos Sonoros y Fotografía. Life of Pi cuenta la historia de un adolescente indio que viaja rumbo a Canadá junto con su familia y los animales que pertenecían al zoológico de su padre. Pero un gran temporal provoca el naufragio de su barcoy el personaje consigue sobrevivir con un bote salva-vidas. Sin embargo, tiene que compartir su espacio con una cebra, un orangután, una hiena y un tigre, quedando la mayor parte del tiempo, a la deriva con el tigre. La película está basada en el libro del mismo nombre, del escritor canadiense Yann Martel que recibió el prestigioso premio Booker Prize, en 2002. Sin embargo, desde el momento en que salió a la luz se generó una polémica lanzada por el periódico ingles The Guardian que afirmaba que Yann Martel había copiado la trama de Max y los Felinos, del escritor brasileño Moacyr Scliar, publicado en 1981 y traducido a la lengua inglesa en 1990.

Max y los Felinos cuenta la historia de un niño que huye de la Alemania nazi rumbo a Brasil, pero después de un naufragio queda preso en un bote con la presencia de un jaguar. Las dos historias, de hecho, son muy parecidas y por ese motivo Yann Martel fue acusado de plagio. A pesar de tener diferentes perspectivas – la del brasileño más política y la del canadiense más espiritual – presentan el mismo enredo. El texto eslife-of-pi-book-cover diferente, pero la idea es la misma. Y fue a partir de declaraciones, entrevistas y publicaciones en periódicos, websites y revistas que que se abordó el tema del plagio. Yann Martel cuando fue preguntado sobre el tema admitió que había leído una reseña sobre el libro Max y los Felinos, de Moacyr Scliar, y eso le impulsó a escribir Life of Pi. Sin embargo, Martel no tuvo mucho cuidado con las palabras pronunciadas en sus primeras entrevistas, llegando a afirmar que nunca había leído el libro de Scliar y que creía que era una buena idea estropeada por un autor menor. Después de generar repudio con su actitud, el autor intentó explicarse y reparar en otras entrevistas lo que había dicho previamente. Pero era tarde, a pesar de la cualidad de ambos libros, fue la diferencia de postura que marcó la disparidad entre los dos autores.

Después de la visibilidad y las polémicas que precedieron el hecho, los dos libros recibieron en sus próximas ediciones una nota del autor. Max y los Felinos fue re-editado con una introducción de Moacyr Scliar donde comentó, en cerca de diez páginas, la situación y su postura en relación a lo ocurrido. Yann Martel añadió en medio de sus agradecimientos apenas la frase: “En cuanto a la chispa de la vida, se la debo a Mr. Moacyr Scliar”. Reconociendo la centella que ha dado inicio al libro, el autor de Life of Pi agradece con tono tímido y busca cerrar el asunto. Scliar en su nota esclarece: “Si nosotros llamamos a plagio la apropiación de un texto ajeno que es utilizado ipsis litteris entonces la respuesta es negativa: no, Yann Martel no plagió “Max y los Felinos”, pero él utilizó la idea del libro, con un enfoque diferente.” El autor que rechazó la intención de proceso que le fue sugerida, afirmó que no era una persona litigante y que el libro de Martel era muy bueno. Lo que estaba en juego, por lo tanto, era la cuestión de los derechos de autor frente al temido poder judiciario. Sin embargo, si el uso de la copia es asumido reconociendo la autoría, la migración de ideas puede ser comprendida y aceptada naturalmente. Tal vez el recelo sea siempre la reacción del otro: la comprensión del tema deja al margen mucha discusión y puede tropezar en temperamentos explosivos y conceptos pasados. Diferencias sutiles entre copia, plagio, apropiación e influencias, son cuestionables y las reacciones, imprevisibles.

life_of_piSi por un lado existe la cuestión del plagio, o, de lo que puede ser considerado un plagio, por otro lado existe la sutileza de cómo lidiar con eso. De hecho, la copia forma parte de muchos procesos de creación. Sobre el hecho Moacyr Scliar comenta: “Todo es una copia de todo, es un dicho frecuente en el medio académico. Respecto al incidente (prefiero este término), Luis Fernando Veríssimo observó que Shakespeare basó numerosas obras en trabajos de contemporáneos menores. En realidad, no hay escritor que no sea influenciado por otros.” En este caso, parece que la polémica terminó evidenciando la postura diferenciada de los dos autores en relación al tema, extensamente discutible en los días actuales: la omisión inicial de Martel reflejó el miedo a través de la negación de su influencia y el posicionamiento de Scliar reflejó un pensamiento mayor, es decir, él reconoció el valor del libro de Martel y evitó una posible disputa judiciaria.

Moacyr Scliar murió en febrero de 2011, cerca de un año antes del estreno de la película Life of Pi, de Ang Lee.  Y creo que hoy el autor, probablemente le agradecería a Yann Martel haber copiado su idea, pues de otra manera no existiría la película. Ang Lee supo transponer en imágenes impactantes los episodios de la trama retratando la belleza y la inmensidad de la naturaleza así como el enfrentamiento humano ante la muerte y la soledad. La idea del escritor Moacyr Scliar –esa chispa de vida- caminó sola y resultó en tres grandes obras. A la deriva en las páginas de un periódico, fue capturada y presentada al mundo. Saber conducir ese trayecto sin caer en las garras de la brutalidad forma parte del aprendizaje. Max y Pi han sobrevivido en estado de alerta y tal actitud ha servido para enfrentar el peligro del otro, siempre adelante rugiendo como una fiera.

Lea también:
Entrevista con Yann Martel
Entrevista con Moacyr Scliar